Peces Abisales
Entre oscuras fosas y montañas
Hasta finales del siglo XIX no se creia que hubiera seres vivos en profundidades mayores a 2.000 metros.

Un siglo después, en 1977, los biólogos descubrieron que por debajo de los 2.500 metros existía una fauna más abundante de la que se pensaba: cangrejos gigantes, mejillones de 30 cm... Las masas de agua en los fondos abisales están calentadas por chimeneas hidrotérmicas que se abren en las partes inestables de la corteza terrestre.

Cuando se forma una de ellas, el agua del mar se introduce en la roca al rojo vivo y es expulsada, después de haber hervido a causa de la temperatura de la chimenea, a unos 420 grados centígrados. Esos medios rebosan vida.

A esa frofundidad no hay estaciones, ni turbulencias en el agua, y la temperatura es siempre la misma, aunque nunca es superior a 2 grados centígrados. Pero incluso ahí llega la energía solar en forma de "nieve del mar", que son los restos en descomposición de los organismos que habitan más arriba.

Son muchas, sin saber cuántas, las especies de predadores que allí nadan; su aspecto es a menudo monstruoso y, para atraer a sus presas, luminescente. También hay formas de vida que se basan en la existencia de aguas termales que se localizan a lo largo de las fracturas de la corteza terrestre, que son las dorsales oceánicas donde se produce de manera continua la materia que va a formar las placas continentales.




Argyropelecus affinis
El pez hacha de plata habita en aguas intermedias donde todavía llega la luz; por eso, sus ojos están muy desarrollados.


Argyropelecus paficicus
Pequeño y muy comprimido. Vive en todos los mares.


Astroscopus zephyreus


Anoplogaster cornuta
La larva de este pez -izquierda- está cubierta de excrecencias espinosas.



Anoplogaster cornuta
El adulto -derecha- es un temible depredador cuyos dientes, vueltos hacia dentro, impiden que la presa se escape.



Bathypterus o pez trípode



Chaenocephalus aceratus
Nada en las aguas del mar de Escocia y en el norte de la península Antártica hasta los 770 metros.



Chauliodus
La víbora de mar mide unos 25 cm de largo y vive a una profundidad de 3.500 metros.




Melanocetus johnsoni
Es un pez rana que pesca atrayendo a sus presas con su señuelo luminescente.



Chiasmodon niger
Denominado también engullidor negro, este pez abisal puede dilatar el estómago para tragar grandes presas, como ha hecho el ejemplar de la imagen.


Gigantactis venhoeffeni
El pejesapo abisal atrae a sus presas mediante un haz luminoso situado sobre una trompa móvil.


Idiacanthus antrostomus
Los machos del pez dragón miden hasta 7 cm, mientras que las hembras con cinco veces más largas. El esqueleto -en rojo- está poco desarrollado y se limita a la cabeza y a la columna vertebral. El resto es cartilaginoso.



Vota aquí esta Noticia

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Powered by Disqus

Alienígenas Animaciones Animales Asesinos Audio y Cortos Catástrofes
Ciencia Criptozoología Curiosidades Enlaces Fantasmas Hombres Lobo
Juegos Misterios Ovnis Trailers Vampiros Wallpapers